La mejor empanada en tiempos de pandemia

Asunción Argüello, dueña de la receta de la mejor empanada quedará en la historia por ser la primera campeona virtual del concurso de Mataderos el cual por el coronavirus obligó a concretarlo por internet.

Esta jujeña de 56 años, madre de cuatro hijos, abuela de ocho nietos y vecina de Alto Comedero, en las afueras de la capital provincial, recién hace ocho años encontró en las empanadas su modo de ganarse el pan de cada día. Y hoy es la mejor empanada.

Asunción era empleada administrativa en una casa de sepelio que en 2012 cerró. Para colmo su marido, que trabajaba en la misma empresa, también quedó en la calle. “Entonces mi hija me dijo: ‘Mamá, por qué no hacés empanadas, que te salen tan ricas, y las vendemos en el barrio?’”, relata Asunción. “Y, con un tablón, unos caballetes, un anafe y una garrafa, pusimos un puestito en una avenida de Alto Comedero”.

El boca a boca la fue haciendo famosa, le sumó clientes y concursos hasta que en 2019 fue elegida campeona provincial, con el plus de representar a Jujuy en el torneo federal de Mataderos, en el que, como dijimos, Asunción se consagró vencedora por el voto popular y el del jurado, gracias a sus empanadas, cuyos secretos ahora, generosa, ofrece.

Los consejos de Asunción


“Para unas cuatro docenas de empanadas, corto en cuadraditos un kilo de bifecitos de tapita de nalga; luego se rehoga en una olla con grasa de cerdo, medio kilo de cebolla cortada chiquita. Cuando está bien transparente le agregó un morrón rojo bien picadito y caldo de res para que la empanada no salga seca. Se sigue cocinando despacito, se agrega papa cortada en trocitos y se lleva a hervir. Lo ideal es dejar el relleno toda la noche para que los sabores se concentren.

Al otro día me levanto temprano y pongo unos 4 huevos y cebolla de verdeo picados. Paralelamente hago la masa con un kilo de harina, 350 gramos de grasa de cerdo, una cucharada de sal y otra bien colmada de pimentón a la masa, que debelares reposar, en lo posible, toda la noche. Entonces, se estira con suavidad, sin golpearla, y se arman las empanadas.
La cocción se puede hacer en horno bien caliente o fritas en grasa de cerdo”.

Hoy, las empanadas de Asunción conforman una empresa familiar que por fin de semana elaboran no menos de 100 docenas, de varios gustos: además de carne cortada a cuchillo, hacen de queso, queso con jamón, matambre mondongo, osobuco y para vegetarianos, de quinoa.

Para los mas saludables y que deasean cuidarse

 Aquí su receta de empanadas de quinoa: “Tomamos 600 gramos de quinoa y lo lavamos entre 10 y 12 veces, hasta que el agua salga transparente y se la deja reposar, en lo posible, toda la noche. Se cocina con abundante agua y se retira cuando la quinoa florece y se pone blanca.

El relleno es similar al de las empanadas de carne (cebolla, verdeo, papa, huevo) más queso de cabra y tomate cortado en daditos. Yo las hago al horno, con forma de canastita, un tomate cherry arriba”.

Las empanadas jujeñas también tienen 13 repulgues aunque Asunción da una explicación más terrenal al por qué de esa cifra. “Es el número de la suerte y como casi siempre vendemos todo, así debe ser”.

De ahora en mas a apostar al numero 13 y a comer la mejor empanada.

Seguinos en Instagram

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.